La sensación

¿Conoces esa sensación de encontrarte entre la espada y la pared y no saber hacia dónde tirar para no salir malherida?

¿Conoces esa sensación en la que tienes que decir si o si no, sin peros que valgan, sin matices que suavicen las cosas o sin márgenes de error que hagan, en caso de que haya caída, que el golpe sea menos doloroso?

¿Conoces esa sensación en la que te sientes importante porque todo el mundo apuesta por ti pero resulta que no es porque quieren lo mejor para ti, sino lo mejor para ellos, que eres tú, y luchan contra viento y marea para que te quedes a su lado, te muestran los mejores argumentos para que te des cuenta que en ellos está la solución, pero nadie te ha enseñado la red que hay debajo de la cuerda de equilibrio, ni cuánto de fuerte es esa cuerda a la que te debes subir?

f003135

¿Conoces esa sensación de no tener tiempo para pensar pero tienes que dar una respuesta incluso antes de que te la hayan formulado, porque el tiempo apremia y es ahora o nunca, porque el tren se para, pero no espera a los rezagados que dejaron la compra del billete para el último momento?

¿Conoces esa sensación en la que no sabes si estás tomando la decisión de tu vida, la que te llevará al éxito, o te estás metiendo en la boca del lobo y más rápido o más lentamente te acabará devorando?

¿Conoces esa sensación de querer gritar hasta quedarte sin cuerdas vocales, de querer llorar hasta haber llenado tres veces el océano atlántico, y de arrancarte ese nudo que te aprieta en el estómago hasta tal punto que no te deja respirar?

F100006891

¿Conoces esa sensación en la que crees que tu alrededor te dará la clave para ver la luz al final del túnel, pero sin embargo solo te ofrecen una llave que abrirá una caja de pandora de la que cualquier cosa puede salir? ¿Conoces esa sensación de querer hablar con todos y a la vez con nadie porque no sabes cuáles puedan ser las consecuencias de todo lo que escuches?

¿Conoces esa sensación de creer que la almohada será tu mayor confidente, la que de una vez por todas, al final de un día duro de idas y venidas, será quien te muestre lo que quieres ver; sin embargo resulta ser la culpable de una noche llena de pesadillas confusas, que se hacen tan reales, que te llevan a no querer volver a cerrar los ojos?

¿Conoces esa sensación de tener tomada la decisión, de convencerte de que no hay que dar más vueltas al rodeo, que el rojo es tu apuesta ganadora; y de pronto, por razones del destino, la mala suerte, la puñetera vida o simplemente porque tenía que pasar, vuelves al punto de partida y sólo quieres cambiar al negro medio segundo antes de que la bola comience su andadura por la ruleta?

¿Conoces esa sensación de estar harta, de creer ser una desgraciada cuando en verdad te están dando una buena oportunidad, o varias, y sólo tienes que decantarte por lo que quieres?

¿Conoces esa sensación de no saber si seguir a la razón o al corazón?

F100006696

¿La conoces?

Pues es una mierda.

Anuncios

2 comentarios en “La sensación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s