(Casi) nada

Nada. Eso es lo que siento cuando oigo su nombre, cada vez que lo veo o cuando alguien se refiere a él. Nada es lo que queda entre nosotros a pesar de que un día hubo algo. Aunque tampoco fuera mucho. Nada…

¿O debería decir casi nada? Porque a pesar de que ya no hay fuertes rencores, y menos odio, a pesar de que ya no hay amor, las cenizas que un día fueron fuego siguen revoloteando por algún lado. Son insignificantes, tan ligeras que una vez que todas las llamas se convirtieron en ese polvo gris emprendieron vuelo a lo largo y ancho de eso que llamamos atmosfera, pero los vientos que las empujan de un lado hacia otro puede que no las alejen del todo, y a veces vuelven. Como una mota que cae en tu ojo, tan molesta, hasta que consigues sacarla de ahí.

MorgueFile

MorgueFile

El perdón nos hace pasar página, dejar atrás un momento doloroso al que no queremos volver, pero si la memoria no nos falla, esto último es cuestionable. Pasa pocas veces, pero lo hace. Parte de esas cenizas vuelven a ti. Y ahí te das cuentas que a pesar de que el final del libro no permitía ningún tipo de secuela, entre sus páginas podrían haberse añadido frases, párrafos, que igual habrían cambiado el final, o quizá hacer que se entendiera mejor. Es eso que solemos traducir en esas míticas preguntas como: ¿y si hubiera actuado de otra forma?, ¿y el habernos conocido en otro momento, habría cambiado las cosas? ¿por qué conmigo no era así? ¿o no hacía eso?, ¿Por qué con ella sí y conmigo no?…

Pixabay

Pixabay

Son esos momentos de reflexión que aparecen de repente para descolocarte por un momento. Tienes claro que lo pasado, pasado está, pero un día sufriste, mucho, por alguien al que quisiste hace un tiempo y ya hoy parece que no queda nada de aquello. Casi nada. Porque siempre habrá cosas en el tintero por decirse, por preguntarse, e incluso reprocharse. Sí. Las espinitas clavadas hay que sacarlas y a veces son tan pequeñas que nunca llegamos a encontrarlas para tirar de ellas, y deshacernos de una vez por todas del asunto.

MorgueFile

MorgueFile

Aún así, puedo vivir tranquila, feliz y segura de saber que está superado. Ahora bien, decir nada es, y seguirá siendo, decir mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s