La respuesta

Te levantas y solo piensas en ello. Antes casi de que las legañas te permitan abrir mínimamente los ojos, e incluso antes de que el primer haz de luz del día te haya dado los buenos días (de esa manera tan “agradable” que le caracteriza), estarás buscando si hay alguna señal de su existencia. Pero pronto ves que no.

El día ya no empieza tan bien como te gustaría, pero aún quedan 24 largas horas por delante, con lo que a pesar de que se hace un poco más duro, consigues levantarte de la cama. Aún hay esperanza, mucha.

Pixabay

Pixabay

No sabes muy bien a través de qué vía te llegará esa señal tan deseada. ¿Será una llamada? ¿Un mensaje (se entiende que hoy día sería un WhatsApp, sin duda)? ¿Quizá tengas un nuevo email? ¿Por paloma mensajera? Casi mejor no distraerse mucho, no vaya a ser que llegue en el único momento que estemos despistados y hayamos perdido una gran oportunidad. Puede que la única.

Pero el día pasa, revisas todos esos medios a través del cual te puede llegar eso que quieres oír, leer… y nada. Ni rastro. Aún no desesperas porque al sol le quedan aún horas de trabajo en este lado del planeta pero tu entusiasmo y esa fe que por la mañana te sobraban empiezan a decaer en picado. Ya deberías tener tu respuesta, es lo justo, pero brilla por su ausencia.

Pixabay

Pixabay

Ahora toca preguntarse el por qué. ¿Hice algo mal? ¿Acaso hay alguien mejor que yo? ¿Di todo lo que estaba en mi mano para conseguir lo que quería? No te molestes. Para. Déjalo, en serio. Igual nunca conozcas las respuestas.

A estas alturas has pasado por todas las etapas. Has visto el vaso medio lleno y creías en la paz en el mundo, pero poco a poco te has vuelto realista para no acabar como en el cuento de La lechera y esto te ha llevado a no diferenciar más allá del negro y el gris marengo. Y el día se acaba. Ya no son horas para que nadie te diga nada. Supongo que mañana será otro día, porque lo que es hoy sigues en las mismas.

Pixabay

Pixabay

 De nuevo por la mañana. Tu desesperación es tal que ya todo empieza a darte igual. Sólo quieres la respuesta. Ya sea para bien o para mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s