¿Dónde está mi sitio?

Ella empezó a trabajar incluso antes de terminar la carrera. Él lleva ascendiendo desde que entró, y ya han pasado casi dos años. Los otros dos aún están en el camino, pero van por la dirección correcta y saben adónde irán a parar. Ellas lo tienen claro, y más pronto que tarde lo conseguirán. Todo alrededor son éxitos, objetivos, metas, sueños que se están cumpliendo o a punto de hacerlo. Son vidas encarriladas, que aunque puede que solo estén arrancando, ya pueden empezar a pensar en cambiar de marcha y darle un poco más de velocidad al asunto. Sin embargo, mientras unos toman el vuelo, tú ni siquiera encuentras una zona de despegue. Aquí, allí o en la otra punta del mundo. ¿Cuál es mi lugar? Pregunta por excelencia una vez que no hay guión establecido ni forma de alargar lo que no da más de sí.

Piensas en coger un camino, el otro, total por hacer tiempo, porque sabes que al final todos acabarán de nuevo en la salida. No hay meta. Bueno sí, pero tan lejos y con tantos obstáculos en medio que habría que hacer otra carrera a parte para sortearlos. Otra carrera que no se enseña en la universidad, ni en el máster. Una carrera que aprendes solo, a base de vivir la vida. Por suerte o por desgracia, según se mire, tú eliges las asignaturas y cómo aprobarlas o suspenderlas. Y ahí está el problema. Que todo depende de ti. Puede que los factores externos influyan, pero no sirve de nada aferrarnos a ellos y echarles las culpas, porque si unos los han sorteado, el único culpable de que tú no lo hayas hecho eres tú mismo. Llora, laméntate y échale la culpa a quien quieras o a lo que quieras, pero la realidad es que no tienes ni idea de qué quieres hacer con tu vida, y eso te come por dentro. Buscas la respuesta en todos lados, sin darte cuenta que está dentro de ti, en algún lado escondida, pero que antes o después tendrá que salir de su guarida. Por la cuenta que te trae así debe de ser, porque lo de esperar a vivir de tus padres hasta que puedas hacerlo de tus hijos es cosa del siglo pasado. Y siendo sensatos, no creo que ese fuera el futuro que imaginabas cuando no levantabas un palmo del suelo pero te permitías el lujo de soñar con llegar a lo más alto.

IMG_0284

Fuente: morgueFile

Has bajado unos cuantos peldaños desde que querías ser astronauta y crear tu propio mundo en un planeta que ni pertenecía al sistema solar, pero tus aspiraciones, ya más terrenales, ahí están. Y para cumplirlas. Apartamento de soltero en el centro de la ciudad, coche propio, este año vacaciones a lo grande (de las que salen en los anuncios de la tele), cambio radical del vestuario, los gin tonic bien preparados y en terraza de lujo… Planes y planes que revolotean en tu cabeza desde que pagas ese papelucho que certifica que eres licenciado pero que sin embargo aún ves más lejos que Marco a la hora de encontrar a su madre.

Entre que no te lo ponen fácil, no has encontrado tu sitio y no ves cerca el día en el que las cosas vayan a cambiar, todo se reduce a un mismo estado de ánimo: cabreo monumental. No tienes posibles para irte a una isla desierta con lo que la vida sigue y la gente de tu alrededor también. Ellos están mejor, igual o peor que tú, pero probablemente ninguno sea culpable de tu situación. Ahora bien, eso no te es razón suficiente para no cargar tu frustración contra ellos. Y no es justo. Y tú lo sabes. Pero eres consciente cuando el mal está hecho. Suerte que siempre quedarán las disculpas. Otra cosa es que tú, entre tus problemas, tengas tiempo para pedirlas e intentar arreglar el desaguisado. Y a veces el orgullo nos puede más que cualquier cosa, aunque sepamos que por ese camino tengamos la partida perdida.

Fuente: morgueFile

Fuente: morgueFile

Pero no hay mal que cien años dure, así que igual ese perdón que ahora te cuesta tanto pedir llega, llega después de encontrar tu sitio, que a veces aparece de repente, cuando habías tirado todas las toallas de tu armario. Lo malo es no saber si llega para quedarse o cualquier día vuelves a perderlo  y de nuevo no sabes dónde está tu sitio…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s